Saltar al contenido

LA POBREZA EN LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL INGLESA:

marzo 8, 2013

Primero de todo, es esencial definir nuestra palabra clave: la pobreza.  Entendemos por esta la situación social y económica caracterizada por una carencia marcada en la satisfacción de las necesidades básicas. 

El período sobre el cual hablaremos al largo de nuestra entrada del blog y tal y como indica el título de la entrada, consiste en la pobreza en la época de la Revolución Industrial Inglesa (siglo XIX). La pobreza en las ciudades se vio aumentada con la Industrialización e Inglaterra no es una excepción.

En primer lugar,  haremos una aproximación a la situación a la cual se veían abocados los más pobres en el Reino Unido. A continuación explicaremos una de las leyes más destacadas de la época: La ley de los pobres. Procederemos con el inicio del cambio en el perfil de los pobres, y terminaremos extrayendo nuestras propias conclusiones a partir de la información mostrada.

La situación de los trabajadores ingleses:

Una sexta parte de los habitantes de ese reino floreciente, Inglaterra, vivían a expensas de la caridad pública, e incluso se llego a crear un paralelismo en Londres que hacía referencia a la existencia de dos ciudades: una donde vivían los ricos, y la otra, totalmente opuesta, donde residían los más pobres. La indigencia era considerada en la época victoriana un  producto del avance moral y material de la civilización, de una mayor capacidad para ofrecer bienes materiales y de un aumento de la compasión por los que no podían obtener por si solos esos bienes. Los trabajadores del s.XIX en Inglaterra destinaban de media  el 40% del salario en harina y pan, el 20% en productos animales, el 9% en te, azúcar, cerveza…4% en ultramarinos como  el jabón o las velas, un 15% en alquiler y combustible y 8% en ropa. Pese a que la industrialización redujo más la tasa de mortalidad y analfabetismo más en las ciudades que en el campo en los países de Europa, en Reino Unido fue al contrario, debido a  que las inversiones del capital se destinaron a “cosas menos útiles”, provocando que los trabajadores no se encontraran en una situación desahogada hasta  1900.

La Revolución Industrial supuso un cambio enorme en el crecimiento de los siglos posteriores. Supuso una clara tendencia hacia una mayor igualdad de los ingresos, se produjeron progresos en materia de ayuda social, una comprensión más humana de las causas de la pobreza, la clase trabajadora salió a la calle para defender sus intereses, los pobres alcanzaron un rango  y hubo un aumento de la productividad fruto de tres cambios interrelacionados: un cambio estructural; la transferencia de recursos de una agricultura baja en productividad a industrias y servicios de alta productividad, el incremento de los factores actuantes; rápido aumento de la población y de la acumulación de capital, ampliación de las áreas de labranza y masivo incremento de la extracción de materias primas, y creciente eficiencia; mejor organización económica.

Aunque ha sido habitual oír que la Industrialización fue el provocante de que muchos de los trabajadores manuales fueran desplazados a causa de las maquinas, la verdad es que las fabricas crearon más puestos de trabajo que los que hizo desaparecer.

La ley de los pobres:

El término leyes de pobres (poor laws) hace referencia a toda una serie de normas y prácticas que, conjuntamente, formaban un sistema de ayuda legal a los pobres ingleses financiado con impuestos. Estas normas establecían los colectivos a los que se dirigían las ayudas, el tipo de subsidios y su financiación, y también la forma de gestionar todo el sistema. Aunque a lo largo del período durante el que estuvieron vigentes las leyes de pobres se produjeron algunos cambios en sus características esenciales, puede decirse que sus principios inspiradores estuvieron presentes en la legislación inglesa hasta prácticamente la segunda mitad del siglo XX.

La nueva Ley de los pobres fue la más importante legislación sobre esta materia des de la aprobación de la misma ley dos siglos antes. No obstante, tenía sus defectos, era obsoleta desde casi el momento de su aprobación y los abusos que intentaba corregir eran menos urgentes que en 1834, resulto menos efectiva de lo que habría gustado a los reformadores y estaba sujeta a tantos compromisos, excepciones, evasiones y variantes regionales que muestra el abismo entre la ley y su aplicación. A pesar de las limitaciones ejercicio una poderosa influencia en el ambiente intelectual, moral y social. Gran  parte de la crítica reside sobre el sistema Speenhamland, la complementación con las cuotas parroquiales de los salarios, que estaban por  debajo de un nivel que se basaba en el precio del pan y el tamaño de la familia del trabajador. Las subvenciones no fueron tan duraderas ni tan considerables. Además, creó un ciclo vicioso de males: un aumento de las partidas para los pobres, una disminución de los salarios, de los labradores, un aumento desempleo agrícola, la caída productividad, precios más altos de los alimentos, aumentó la población, salarios aun  más bajos, afectó la economía industrial y agrícola. Otra gran equivocación fruto de las leyes isabelinas fue la confusión que conllevó el término pobre, ya que en principio solo estaba bajo la jurisdicción los indigentes y no los trabajadores pobres.  Al final, fue cambiado su nombre llamándose Leyes de los indigentes.

El inicio del cambio en el perfil de pobre:

A lo largo de la historia se ha modificado la importancia de estos diversos factores que definen pobreza: el primer factor, los salarios reales en función de los precios han aumentado de forma continua, aunque con algunos retrocesos, el segundo, el desempleo, ha sido la principal causa de la pobreza, a pesar de ello sus efectos se han visto remediados por el desarrollo del Estado del Bienestar y sobretodo por las prestaciones de paro, el tercer factor, el problema de los miembros dependientes se ha mitigado debido a la reducción del tamaño de la familia y a la cobertura proporcionada por el seguro familia, y finalmente, la importancia de la vejez y la enfermedad como causas de la pobreza disminuyó a medida que estos problemas se fueron abordando y solucionando en forma cada vez más eficaz a través del sistema de pensiones y de una red de servicios de bienestar y ayuda social; sin embargo, a lo largo del siglo XIX constituyeron las principales causas de la pobreza.

Conclusiones:

A modo de resumen podríamos decir que la industrialización fue una de las causas del aumento de la pobreza. Por ello la pobreza pasó a ser uno de los temas que más preocuparon al ambiente intelectual de la época.

 A pesar de los intentos para reducir las desigualdades no siempre las medidas resultaron efectivas, un ejemplo de ello es la Ley de los pobres que estuvo mal planteada des de sus inicios, no pudiendo eliminar la metáfora de las dos ciudades londinenses. No obstante, el problema de la pobreza se ha visto reducido en Inglaterra a lo largo de su historia.  Aun así podemos econtrar el llamado Cuarto Mundo en una ciudad tan desarrollada como es el caso de Londres, sobretodo en un contexto como el actual basado en una crisis económica.

 

Bibliografia:

-Pobreza: Inglaterra a principios de la era industrial. Gertrude Himmelfarb. Fondo de Cultura Económica. México. Capitulo VI y XIV

– http://www.eumed.net/tesis-doctorales/jcrc/C-07.pdf

http://www.eseade.edu.ar/files/Libertas/40_3_Hartwell.pdfImagen

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: